Humedal Lago De La Babilla Un Lugar Lleno De Vida Y Esparcimiento Social

El humedal se ha convertido en un escenario de conservación del patrimonio biótico de la ciudad de Santiago de Cali, con un fragmento de bosque natural que permite el flujo e intercambio de especies vegetales y de animales, logrando que sus visitantes encuentran un lugar de esparcimiento y descanso, donde convergen lo público y lo privado, lo natural con la artificial y la gran majestuosidad de sus palmas con árboles nativos.

Captura de pantalla 2016-11-28 a las 5.18.56 a.m..png

¿Para que sirve el humedal?

Los humedales además de evitar inundaciones por ser una zona de amortiguamiento, ayudando a recargar las aguas subterráneas, en este caso para la ciudad de Cali, encontramos un ecosistema al sur de la ciudad llamado humedal Lago de la Babilla, el cual hace de la sultana la segunda ciudad de América Latina con la mejor calidad de aire, solo después de Salvador de Bahía en Brasil.

 Este tipo de ecosistemas, no solo son de vital importancia para suministrar agua, sino que también sirve como medida de choque para hacerle frente al tratamiento de aguas residuales con altos grados de contaminación.

 

Su fauna y flora como especies endémicas

 El humedal Lago de la Babilla, es hogar de un gran número de especies tanto de flora como de fauna, en gran porcentaje de plantas y animales endémicos de la región del Valle del Cauca y de Colombia.

Su vegetación es de gran abundancia esta se conforma principalmente por palmas, samanes, totumos, juncos, ceibas y bambúes.

Entre las especies tanto de reptiles como de anfibios que se pueden avistar en este espacio, se encuentran sapos, babillas, iguanas, ranas, lagartijas y tortugas. En este lugar se han logrado observar hasta 80 especies diferentes de aves, como garzas, tágaras, el fascinante martín pescador, bichofués, pellares y azulejos, y en cuanto a los mamíferos se pueden ver ardillas, guatines, murciélagos, zarigüeyas y armadillos.

 

Las Babillas

 Tal y como su nombre lo indica, el Humedal la Babilla cuenta con este peculiar nombre debido a que en el momento está habitado por dos enormes reptiles de la especie Babilla endémicas de nuestro país, pues hace varios años se estimaban que habían hasta cinco ejemplares, pero hoy día solo se encuentra un macho y una hembra de aproximadamente metro y medio de largo, las cuales se alimentan principalmente de tilapias y pequeños animales.

La razón de como llegaron hasta este lugar aún es un misterio. Algunas vecinos del sector y miembros de la junta de acción comunal aseguran que en la época del narcotráfico fueron liberadas en el lago cuando incautaron todos estos bienes, lo que sí es claro es que la comunidad al menos en su gran mayoría están dispuestos a preservar y proteger está especie que por cierto se encuentra en peligro critico de extinción.

 

Recreación y deporte como espacios para compartir al aire libre

El humedal, se convertido en un espacio de integración social, para todas aquellas personas que buscan compartir un agradablemente momento en compañía de la naturaleza y animales que nos ofrece este maravilloso espacio de la ciudad.

En este sentido, las personas vienen a disfrutar de este tranquilo escenario realizando, picnic, leer un libro, tomar fotos, jugar y hasta hacer ejercicios; generando que este espacio sea de una gran atracción para la sociedad al querer pasar un rato diferente.

Sin embargo, por esta gran afluencia de personas que quieren estar aquí, ha causado grandes afectaciones ambientales, con respecto a la concientización de quienes, se benefician del lugar y dejan desperdicios, sin importar el daño que hacen.

 

Problemas ambientales y de urbe

Debido al exceso de basuras, asentamientos humanos (gran cantidad de visitantes), los vertimientos de aguas residuales y principalmente la expansión urbanística, son los mayores causantes del peligro en el que se encuentra este importante pero frágil pulmón ambiental, de la ciudad.

Cabe resaltar, que hasta hace unos meses, las hectáreas alrededor del humedal se encontraban en un alto riesgo de desaparecer, puesto que se pretendía expandir las calles, con el fin de descongestionar el tráfico, que con el paso del tiempo tiende aumentar por la alta demanda de nuevos vehículos que circulan principalmente en el sur de la ciudad.

En este sentido, actualmente el humedal la Babilla cuenta con la supervisión y parcial apoyo del DAGMA y la CVC pero su futuro a largo plazo podría llegar hacer incierto.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s