Michael Phelps Un Hombre Sin Límites

Michael Phelps que con tan solo 15 años de edad debuto en su primera olimpiada, logro consagrarse el mejor deportista olímpico de toda la historia hasta ahora, con 23 medallas de Oro y más de 37 records mundiales obtenidos en su trayectoria deportiva.

auge-caida-y-resurreccion-de-michael-phelps-el-mejor-nadador-de-la-historia

El tiburón de Baltimore como lo llaman por haber nacido en esta localidad de los Estados Unidos el 30 de junio de 1985, comenzó a nadar a los 7 años de edad influenciado por sus hermanas, Hilary y Whitney, quienes también fueron grandes nadadoras, además por la necesidad de controlar la hiperactividad que le habían diagnosticado; pero increíblemente el pequeño Phelps le tenía miedo al agua y encontró en las piscinas la manera de refugiarse para no oír las discusiones de sus padres, que poco después se divorciaron.

A sus 10 años Michael obtuvo su primer récord nacional para los nadadores de su categoría, algo que ya lo postulaba entre los mejores, posteriormente comenzó a nadar con el entrenador Bow Bowman en el equipo North Baltimore Acuatic Club, quien pronto se percató de sus cualidades innatas para la natación, llegando a convertirse en su segundo padre, ya que; con su padre biológico, un policía retirado, apenas mantuvo relación desde que se separó de su madre, antigua maestra, que desde 1999 trabajó como administrativa del club al cual pertenecía Michael.

Phelps continuo rompiendo records de su categoría y su rápida mejora contribuyo al comenzó de una gran carrera como deportista,

En el año 2000, apenas cumplidos sus quince años, Phelps participó en sus primeros Juegos Olímpicos realizados en Sydney, convirtiéndose en el nadador masculino más joven en llegar al equipo olímpico de natación en 68 años, aunque no ganó una medalla, llegó a la final de los 200 metros mariposa y se posicionó quinto, logrando un meritorio diploma olímpico a tan corta edad.

Características de un Campeón

Para lograr ese gran objetivo de convertirse le mejor, Michael al acabar la segundaria interrumpió sus estudios para dedicarse exclusivamente a la natación y volverse su profesión, convirtiéndose en el único integrante del equipo estadounidense que pasaba de amateur a profesional sin haber competido en los campeonatos universitarios.

Respecto a su físico Michael tiene componentes únicos a diferencia de otros campeones como: Ian Thorpe, Johnny Weissmuller o el mismo Mark Spitz, mide 1,95 y pesa 88 kilos; sus brazos abiertos tienen una envergadura de 2,04 metros y calza 46, lo que hace que el agua sea casi su medio natural para él.

Es un hombre de carácter más bien serio ni siquiera solía sonreír cuando acababa de ganar una prueba, alcanzó la hegemonía en todos los estilos a base de esfuerzo: entre 1998 y 2004, por ejemplo, sólo dejó de entrenar cinco días, lo que lo hacía diferente a los demás, así mismo, como norma nadaba 80 kilómetros por semana, para lo que necesitaba cinco horas de entrenamiento diario, cuando no entrenaba, solía dormir, y antes de tirarse a la piscina tenía la costumbre de escuchar música del rapero Eminem o de Fifty Cent, por lo que su rutina diaria consistía en dormir, entrenar y comer para ganar peso, además según sus médicos, necesitaba siete mil calorías diarias para abastecer su organismo de las energías que gastaba en los entrenamientos y entre sus capricho el único que se le permitía era el de jugar baloncesto o al fútbol de vez en cuando.

En este sentido, las razones que explican el excepcional rendimiento de este nadador, que progresivamente se iba convirtiendo en leyenda de la historia mundial del deporte, se destacó la depuración de su técnica de patada de delfín, que le permitía ejecutar un número elevado de movimientos de sus piernas antes de emerger a la superficie del agua y realizar la primera brazada, habilidades innatas que solo él pudo desarrollar para su beneficio.

Otra de sus virtudes radicaba en la eficacia de la brazada, con la que conseguía una mayor longitud e impulso en un menor número de movimientos, en comparación con otros nadadores. Su propia resistencia física, era el fruto de un exigente y continuo entrenamiento orientado a rentabilizar al máximo las reservas de oxígeno.

Cabe destacar, que después de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 se convirtió en uno de los deportistas mejor pagados, tanto por la marca deportiva Speedo, con la que tenía una cláusula reservada, como por los contratos publicitarios que le consiguió su agente, Peter Carlisle, quien también le firmó acuerdos con Visa, la entidad crediticia Argent, AT&T, Wireless, Omega y Power Bar, compañías que antes de los Juegos ya le proporcionaban unos ingresos extra de unos cinco millones de dólares anuales.

Finalmente, Phelps ha contribuido parte de sus honorarios a obras benéficas, y se hizo voluntario de Child Life Center de la Universidad Johns Hopkins.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s